Chile: Sobre el compañero David Gordillo

10440682_10204256837273994_1941317602724791903_nExtraído de Capucha Informativa

Hace poco me enteré de la muerte del compañero David Gordillo, ocurrida algunos meses atrás, en noviembre de 2014. David participó activamente en la lucha contra la Dictadura, y contra el “neoliberal olvido”, como tan bien señalaran algunos de sus compañeros en un comunicado a raíz de su partida.

David fue militante del Partido Socialista, pero sin ninguna relación con los renovados socios listos del Partido oficial que hoy gobierna Chile. Nos referimos al decir esto al PS conformado por burócratas, profesionales, arribistas y sapos de la calaña de los Lagos, Bachelet, Martner, Escalona, Nuñez, Andrade, Montes y tantos otros miserables que no vale la pena mencionar. Sujetos que transformaron al aparato del PS (partido fundado en los años 30 incluso con la participación de revolucionarios anarquistas) en una estructura acomodaticia para profitar del Poder, sea a nivel de ministerios y sillones parlamentarios, o a la escala mucho más mediocre de ONG’s de mierda.

El compañero David se movía en otros espacios, el luchó en los sectores revolucionarios del PS, que venían desde la clandestinidad y la Resistencia de los años 70 y 80, impulsando en la calle la acción contra la dictadura: nos referimos a fracciones como el PS (Comandantes), el PS (Unitario) y el PS (Salvador Allende) [Ver nota al final]. Incluso algunas de estas organizaciones buscaron desarrollar la lucha armada, a través de las Milicias Populares Allendistas, o los efímeros Socialistas Insurgentes, que realizaron algunas acciones de propaganda armada al final de la dictadura de Pinochet.

Estas fracciones, (PS- Comandantes, Unitario, Salvador Allende) junto con el Partido Socialista Revolucionario, se unificaron a fines de los años 80 en el Partido Socialista Popular, editando incluso un periódico, “El Popular” (que se distribuía en los kioscos), y buscaron enfrentarse a la democracia de los acuerdos y la impunidad, sin acomodarse ni olvidar en el mercado de la Transición a la democracia. Pero a lo largo de los 90 terminaron desapareciendo del mapa político. Pese a ello, David, como tantos otros militantes de esos tiempos duros, siguió en la lucha, a través de encuentros, coordinaciones, los Bloque marginales o las brigadas muralistas, junto a tantos otros hombres y mujeres de su generación, como por ejemplo su amigo el activista de años Toño Kadima, inagotable impulsor del Centro Cultural Tallersol, protagonista de décadas de resistencia cultural.

En los años 2000, David siguió en la barricada. En el año 2008, se formaron varias coordinaciones al cumplirse 10 años de la muerte de la compañera anarquista Claudia López (a quien David conoció personalmente). No olvidemos que la Claudia fue asesinada por los pacos en la noche del 11 de septiembre de 1998, en las barricadas de la población La Pincoya. Una de esas instancias, la Coordinadora Claudia López, se reunía regularmente en el Tallersol. De ahí surgieron bellos afiches y actividades, que culminaron en la marcha del 11 de septiembre de ese 2008, donde se llevó un largo lienzo negro que proclamaba: “Ni un minuto de silencio, toda una vida de kombate. Kompañera Claudia López, Presente!!”. El lienzo, llevado por varios compañeros, entre ellos el David, terminó agrupando a su alrededor a una verdadera columna anarquista de los más desordenados, lo que habría alegrado muchísimo a la chica Claudia.

No quiero aquí idealizar al compañero, algo muy común en las necrológicas de la izquierda. Él no merece que lo traten con una solemnidad vacía. Pero lo recuerdo sobre todo por lo que fue como persona, como individuo que no dejó de luchar, que no se acomodó y sobrevivió (y vivió) a las décadas de terrorismo de Estado, desapariciones, torturas, exilios, democracia de los acuerdos y las ejecuciones extrajudiciales, sin dejar en el olvido sus ideales y convicciones, luchando por la revolución.

La última vez que lo vi, en una actividad a inicios del año pasado, estaba como siempre, con su risa contagiosa, su buen humor y su sonrisa a veces irónica.

Adiós, David. Fue una alegría haberte conocido y haber luchado en la calle contigo.

 Un compañero anónimo.

Nota de la redacción: Al nombrar a las fracciones de extrema izquierda del PS en los años de la dictadura, no podemos olvidar al PS-Vanguardia, que fue parte de la Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias junto a otros grupos leninistas, como la Liga Comunista o el Mapu-Partido de los Trabajadores. Tampoco dejemos de mencionar al PS-Coordinadora Nacional de Regionales, que incluso buscó impulsar la resistencia armada y luego fue parte del PS-Unitario. Con respecto al PS-Salvador Allende, este venía de los elenos: el Ejército de Liberación Nacional, organización que fue reprimida y perseguida en los años de gobierno del “compañero” Allende. El PS-Comandantes (también conocido como PS-Dirección Colectiva), junto al PS-Salvador Allende y el PS-Unitario, formaron en 1988 una coordinadora revolucionaria junto al MAPU-Lautaro y la fracción del MIR dirigida en esos años por Andrés Pascal (hoy empresario y MEOísta).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s